¿Te imaginas vivir en el último piso de un edificio y tener una panorámica impresionante de la ciudad? Muchas personas sueñan con comprarse un ático y vivir en él, aisladas del ruido de a pie de calle y disfrutando de una luminosidad excepcional. Pero antes de invertir en una nueva, o primera, vivienda es recomendable estudiar los pros y los contras de vivir en un ático. Así que, hemos elaborado una lista para que valores si te compensa o no que tu próxima vivienda sea un ático. 

Y en el caso de que ya sea tu vivienda y estés descontento o busques un nuevo hogar, desde Häus queremos que sepas que nos interesan los áticos. Y cualquier tipo de vivienda o terreno. Somos compradores y nuestro equipo inmobiliario puede tasar tu vivienda, para que la tengas vendida en tan solo siete días. ¡No esperes más, contáctanos!

 

Ventajas de vivir en un ático

La privacidad. Dejarás de escuchar a tus vecinos o de verlos por la ventana, estarás aislado y en la última planta del edificio. Sin ruidos, sin que nadie te moleste, sin que nadie te vea. 

La terraza. Casi todos los áticos cuentan con una o más terrazas, donde podrás crear tu espacio para disfrutar de las noches de verano al aire libre. Además, podrás decorarla con plantas, hamacas, y construir tu propia piscina, siempre y cuando la comunidad te lo permita y sea viable. Recuerda cuidar y mantener tus muebles de exterior, que estarán a la intemperie durante todo el año.

Las mejores vistas. Si quieres tener unas vistas de pájaro de la ciudad y sentir que todos los edificios se convierten en pequeños ante ti, el ático es tu vivienda. Parecerás un gato en los tejados. 

Luminosidad. Los áticos suelen tener mucha más luz, ya que no tienen paredes aledañas de otras viviendas del mismo edificio. La luz natural es todo un privilegio, además de un ahorro en la factura.

 

Desventajas de vivir en un ático

El precio. Pagarás más por menos metros cuadrados, son viviendas muy demandadas pero que cuentan con poca oferta y eso se nota en el precio. Llegan a encarecerse hasta un 40% más de lo que vale una casa con más metros en el mismo edificio. 

El mantenimiento. Al ser la última planta del edificio el mantenimiento es mayor, sobre todo para aislar paredes, controlar humedades, evitar goteras, etc. Si vas a comprarte un ático asegúrate, antes de hacerlo, que está bien aislado del calor y del frío y los materiales son nuevos aunque el edificio cuente con más años.

Terraza en propiedad o de la comunidad de vecinos. Si vas a vivir en un ático debes saber a quién pertenece la terraza, porque puede ser de uso común o puede ser tuya propia. En este caso, si la terraza te pertenece vas a tener que hacerte cargo de su mantenimiento para que el vecino de abajo no tenga filtraciones.

Recibirás la visita de los técnicos. Aunque el ático sea tu casa si ocurre alguna avería en la azotea o nueva instalación, tienes que dejar pasar a los técnicos de la antena, de la fibra óptica, al del lector de contadores…

Calor en verano y frío en invierno. Ten en cuenta antes de comprar el ático de cuál es la orientación de la vivienda, porque durante los meses fríos si le da el sol lograrás tener tu casa a una buena temperatura. Siempre y cuando esté aislada y el calor no se escape. Pero, atención, que la ubicación también es importante en verano. Prepárate para tener aire acondicionado, además de ventanas y puertas con aislamiento.

 

Ahora que ya conoces los pros y los contras, ¿te irías a vivir a un ático dúplex o de una sola planta? Como todo, creemos que es una decisión muy personal y que tiene que ser meditada. Así que, la respuesta la tenéis vosotros mismos. Y ya sabéis, si decidís vender vuestro piso contad con nuestro equipo de expertos Häus compramos tu casa.