Consejos para hacer una mudanza sin estrés

Cambiar de casa es un proceso que lleva su tiempo y si pensabas que se terminaba cuando firmabas los papeles, aún te queda realizar la mudanza. Hoy te contamos algunos trucos sobre cómo hacer una mudanza fácil y sin perder los nervios. Prepárate para ponerlos en práctica. 

 

Cómo hacer la mudanza más fácil

Ante todo, lo primero que tienes que tener es una buena organización en tu mudanza. Esto se consigue planificando desde el principio. En un calendario, marca la fecha en la que vas a entrar a vivir en tu nueva casa y distribuye los días de mudanza que necesitas para llevar todas tus cosas. 

Si en tu caso, se trata de una mudanza familiar y sin empresa de mudanzas te recomendamos que vayas llevando poco a poco tus pertenencias al nuevo piso. Por el contrario, si has contratado una empresa de mudanzas que puede transportar todo en un solo viaje escoge la fecha que mejor te cuadre. 

Antes de contratar una empresa de mudanzas asegúrate de si cobran o no comisión por transportar muebles o artículos tecnológicos voluminosos, si realizan mudanzas solo entre semana o también los fines de semana, si tus pertenencias están aseguradas durante el servicio, si tienen política de cancelación…

A la hora de organizar las cajas para la mudanza te recomendamos que sean cajas de cartón nuevas, para que resistan mejor a los golpes y al peso. También, puedes utilizar cajas de plástico. Recuerda poner en el exterior de la caja, por todos sus lados, el contenido de la misma. Para embalar la vajilla utiliza plástico de burbujas o envuelve entre toallas y mantas los platos. 

Ordena y guarda en cajas tus pertenencias por temática, como más cómodo te resulte. Por ejemplo, puedes hacerlo según las habitaciones y sus objetos. De este modo, tendrás la ropa de cama de tu habitación en una caja, los vasos de la cocina en otra, etc.

Es recomendable guardar primero las cosas más pesadas o que necesitan ser desmontadas. También, todos los elementos que menos utilicemos. Deja para el final de la mudanza las cosas que tengas que tener más a mano. Y aprovecha para hacer una limpieza general de todo lo que ya no necesitas, para donarlo o reciclarlo. 

No te olvides de avisar a tus compañías de agua, luz, gas, teléfono, etc., de que cambias de domicilio. Y, por supuesto, asegúrate que tanto el trayecto como la llegada de todas tus cajas transcurre con normalidad. Las mudanzas no son fáciles, pero se hacen más llevaderas si tienes todo bajo control.

 

Si te mudas de casa pero aún no has vendido tu piso, no esperes más. Ya sabes que en Häus somos compradores y estamos dispuestos a conocer la vivienda que dejas para hacerte una oferta a medida. Déjanos conocer tu antigua casa, y en 7 días te la compramos sin comisiones. ¿Qué te parece, hablamos?