Cada vez más los españoles nos decantamos por alquileres vacacionales para disfrutar de unos días de descanso en épocas estivales. El 40% apuesta por el alquiler a particulares, sobre todo la generación millennial. Tras estas cifras se esconde una nueva oportunidad de negocio para muchos que piensan cómo alquilar mi piso para vacaciones. Así que, presta atención porque vamos a darte las claves para que conviertas tu casa en un alquiler vacacional.

 

Quiero alquilar mi casa en verano

En primer lugar, tienes que tener en cuenta cuál es la normativa de arrendamiento de tu comunidad autónoma, para que el alquiler sea completamente legal. Y revisa hasta cuánto tiempo puede estar en alquiler. Además, tu vivienda tiene que disponer de la cédula de habitabilidad en regla.

Por otro lado, es recomendable que inscribas tu casa en el Registro de Viviendas Turísticas, para que tu piso tenga un número de identificación. De esta forma se controla que este tipo de apartamentos sean de uso turístico y no se alquilen durante todo el año como una vivienda residencial. 

Si te preguntas cómo declarar alquiler vivienda vacacional debes declarar los ingresos que recibes por el alquiler de tu vivienda turística en la declaración de la renta (IRPF). Y revisar la regulación de tu comunidad autónoma por si fuera necesaria la declaración de otro tipo de tasas.

Es recomendable que avises a la comunidad de vecinos de que tu piso va a convertirse en un apartamento vacacional. Sobre todo, para que no les extrañe el movimiento de personas que pueda llegar a haber. Recuerda que no cumplir con los requisitos legales puede conllevar una multa.

 

Dónde anunciar mi apartamento para alquilar

Es hora de acondicionar tu vivienda para convertirla en un alquiler vacacional. Puedes hacer una pequeña reforma, arreglar lo necesario y cambiar la decoración. Piensa que tus huéspedes vendrán a disfrutar de unos días de descanso y buscan comodidad, y elementos imprescindibles. No abuses de la decoración exagerada y apuesta por la funcionalidad. 

Cuando hayas establecido el precio y las condiciones, además de elaborar una descripción de la vivienda y sus características, es hora de anunciar tu vivienda. Comienza por las redes sociales creando una página en Facebook de tu apartamento, y si lo prefieres una página web sencilla. Así, no tendrás que pagar por tener un anuncio. 

Aunque, existen plataformas para alquileres vacacionales como Lodgifi, Airbnb, HomeAway, Booking, etc., que te ayudarán a posicionarte para que tus huéspedes te encuentren. Es importante que dediques tiempo a la descripción del apartamento y de los alrededores, además de las actividades que pueden hacerse. Cuánta más información útil mayor probabilidad de alquiler.

Por cierto, no te olvides de redactar un contrato de alquiler vacacional. Para incluir las condiciones sobre el uso adecuado de tu casa y hacer un inventario de todo lo que hay en ella.

 

Ventajas y desventajas de alquilar tu casa en verano

La principal ventaja es que vas a conseguir un ingreso extra alquilando tu piso, por una propiedad a la que no le das un uso habitual. Las desventajas se relacionan con la preocupación del mantenimiento de la vivienda y de las personas que la vayan a ocupar. Tendrás que estar atento ante posibles desperfectos, preocuparte de que tu anuncio tenga buenos comentarios, comprobar el estado de la casa, etc.

Está claro que si necesitas ingresos extra, alquilar tu casa para vacaciones es una buena solución. Pero desde Häus te proponemos otra, compramos tu casa en siete días. No te compliques alquilando tu piso, somos compradores y disponemos del dinero para abonar el importe. Si nos permites, tasaremos tu vivienda para ofrecerte el mejor precio y tendrás diez días para pensar nuestra oferta. Sin comisiones, sin compromiso. ¿Lo hablamos?