Las claves de la nueva Ley HipotecariaLa nueva Ley de Crédito Inmobiliario o Ley Hipotecaria, en vigor desde el lunes 17 de junio, tiene como propósito principal proteger y beneficiar al cliente. Además evitará las prácticas improcedentes hacia los bancos ofreciéndoles una mayor seguridad jurídica. A continuación, expondremos algunos aspectos clave de la nueva norma para conocer qué nos espera si vamos a comprar un piso con hipoteca.  

 

Los bancos se encargan de los gastos

Con la nueva Ley Hipotecaria, las entidades bancarias se hacen responsables de los gastos de gestoría, notaría, registro y el impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Aunque todo tiene un precio, y si el cliente se libra de los costes administrativos el proceso de concesión de préstamos hipotecarios no será tan sencillo. Se llevarán a cabo controles más exhaustivos antes de conceder a cualquier cliente un préstamo hipotecario. Pero sí hay dos cuestiones que asumirá el cliente, tanto los gastos de tasación como las copias notariales

Ante esta situación, en la que el cliente podrá ahorrar hasta 1000 euros de media, se plantea la cuestión de si la hipoteca será más cara al librarse el cliente de pagar dichos gastos.  

 

Se ajustan las comisiones

En los préstamos a tipo fijo la comisión por amortización anticipada baja. El recargo que aplicaba la entidad no podrá superar el 2% del capital amortizado durante los 10 primeros años, y un 1,5% si se realiza posteriormente. Respecto a las hipotecas variables, a partir del tercer año la comisión máxima será de 0,25% y a partir del quinto año de 0,15%. Además, se prohíbe la denominada comisión de estudio y la norma no limita nada acerca de la comisión de apertura.

 

El fin de las cláusulas suelo

Las cláusulas suelo se convirtieron en el quebradero de cabeza de muchas familias hipotecadas, y a día de hoy lo sigue siendo. Este tipo de intereses hipotecarios de carácter abusivo encarecen el total del préstamo, fijando un tope mínimo de intereses que tienen que pagar los clientes. Y que durante este tiempo les ha impedido beneficiarse de la caída del Euríbor. La nueva norma estipula que se eliminan las cláusulas suelo y en las hipotecas con tipo de interés variable no se puede fijar un límite inferior a dicho tipo de interés

 

Mayor margen antes de proceder al desahucio

La nueva ley protege al cliente frente a una situación de desahucio de forma que, se da de margen un impago de las cuotas no superior a 12 meses durante la primera mitad de la totalidad del préstamo hipotecario; o cuotas no superiores a los 15 meses si estamos ante la segunda mitad. Sin embargo, no habrá dación en pago.

 

No hay productos añadidos con la hipoteca

La nueva Ley Hipotecaria indica que el banco no puede obligar a sus clientes a contratar ningún seguro o producto añadido en relación al préstamo hipotecario. Aunque, puede darse el caso de que el banco ofrezca mejores condiciones si la hipoteca se contrata también con un seguro de hogar, por ejemplo. En ese caso, la ley establece que la información sea clara.

 

Al cambiar la hipoteca de banco se reparten los gastos 

Los gastos que conlleva mover el préstamo de banco se repartirán entre las dos entidades dependiendo de cuánto dure el crédito y del momento en el que se produce la operación. El objetivo de este planteamiento es evitar que este tipo de hipoteca tenga mayor ventaja frente a las de nueva formalización.

 

Los clientes eligen a su notario

Los clientes cuentan con total libertad para elegir al notario, que resolverá gratuitamente todas sus cuestiones en el plazo de diez días antes de que se firme el préstamo hipotecario. El notario se encargará de realizar un test y comprobar que todo está correcto para levantar acta, procediendo a la entrega del borrador de la hipoteca. Este documento tiene que contener todos los datos para que el cliente sea consciente a lo que se expone. Cuando todo esté correcto, el notario eleva el préstamo a escritura pública y la entidad paga el coste.

 

Ahora solo queda poner en práctica la nueva Ley Hipotecaria. Está claro que la Comisión Europea podrá respirar tranquila, tras haber advertido a España sobre la necesidad de garantizar la seguridad jurídica ante este tipo de operaciones. Y que de no poner solución, se enfrentaría a una multa diaria de 100.000 euros. Se espera que con esta nueva normativa se firmen más hipotecas de las que se cancelen.